Saltar al contenido

Hematologia Forense

 

 
 
DEFINICIÓN 
 
Es la aplicación criminalística de la Morfología, Serología y Bioquímica de la sangre.
La Hematología Forense abarca todos los aspectos, tanto reconstructor, como identificador, en el terreno no solo policial, penal, sino que, además, el civil, por los problemas  relacionados con la filiación.
 
La hematología forense comprende dos ramas las que serán
brevemente explicadas a continuación:
 
Hematología Identificadora.
 
 
 
Es la rama de la hematología forense que se ocupa de identificar sangre. Los procedimientos empleados están destinados a investigar si es
sangre, a qué especie pertenece y en lo posible su individualización. El trabajo
policial (pericial) se ve frecuentemente solicitado a determinar en los delitos
contra las personas, manchas sospechosas de sangre.
Su aspecto macroscópico induce frecuentemente a error, siendo
necesario recurrir a las pruebas de laboratorio para obtener el resultado
verdadero.
Las muestras sospechosas de líquido hemático, puede ser fresca o
antigua, sólida o líquida, pura o mezclada o aparecer en diferentes soportes.
Circunstancias tan variadas exigen del laboratorio especializado el empleo de
técnicas adecuadas condicionadas a la naturaleza, cantidad, antigüedad, etc.,
de la muestra a dubitar.
Con la muestra sospechosa se procede en el laboratorio a verificar,
mediante pruebas de orientación y de certidumbre, la naturaleza de una
mancha. 
 
Los principales temas que el laboratorio de criminalística debe resolver
con respecto a las manchas de sangre son seis, a continuación se explicará
solo uno de ellos, el cual está relacionado estrechamente con la presente
investigación: 
 
Data de una mancha de sangre:
La antigüedad de una mancha sanguínea sólo puede establecerse con
grandes márgenes de error. Si bien con el tiempo las manchas de sangre
cambian de color, y esto se usa para realizar una conclusión estimativa,
también hay técnicas y métodos químicos que se realizan para poder
determinar data de una mancha de manera orientativa. 
 
La Hematología Reconstructora. 
 
La hematología reconstructora se ocupa de la determinación e
interpretación del mecanismo de producción de las máculas. Cada mecanismo
de producción tiene imágenes sanguíneas propias que se ven alteradas
cualquiera sea el factor que las produce por las características propias del
soporte.
 
A través del estudio meticuloso de las imágenes (morfología de las
manchas) se podrá obtener una información precisa de la forma en que se han
producido los hechos. Se podrá determinar posición de la víctima y del agresor,
los movimientos realizados en el sitio de suceso, características del
traumatismo y violencia empleada, intensidad del traumatismo, arma empleada,
movimientos ejecutados con ella, incluso señalar aproximadamente o descartar
al autor del delito. 
 
Las etapas fundamentales de la investigación se aplican a los rastreos
hemáticos tanto en recintos cerrados como abiertos. 
 
 
 LA SANGRE 
 
Este fluido orgánico es una de las diversas especialidades que tiene la
ciencia forense. Es el indicio más importante a la hora del esclarecimiento de
un hecho y el más frecuente, éste cuando se encuentra debe ser
cuidadosamente estudiado. Su uso como medio de prueba no es desconocido,
sin embargo su nivel de importancia ha sido elevado por la ciencia. 
 
La sangre es un tejido fluido que posee un color rojo característico,
debido a que dentro de los glóbulos rojos (eritrocitos) hay un pigmento llamado
“hemo”, que se une a una proteína, la “globina” y forman la hemoglobina, esta
es la encargada de transportar el oxígeno y se transforma en oxihemoglobina,
lo que proporciona la coloración rojo brillante en la sangre arterial y rojo cereza
a la venosa, empero, debido a un efecto óptico causado por la forma en que la
luz penetra a través de la piel, las venas se ven de un color azul. Impulsada por
el corazón, este líquido, circula por los vasos sanguíneos del cuerpo de
las personas, transportando además del oxígeno, alimentos y productos de
desecho; está formada por el plasma, que lleva el agua y sustancias en
disolución, y por las células sanguíneas; ésta hace de intermediaria entre los
elementos anatómicos y el medio exterior.
Los elementos formales representados por células, se agrupan por
glóbulos blancos o leucocitos y derivados celulares representados por los
glóbulos rojos y las plaquetas. Constituyen alrededor del 45% de la sangre. Tal
magnitud porcentual se conoce con el nombre de hematocrito (fracción
“celular”), atribuible casi en totalidad a la masa eritrocitaria. El restante 55%
está representado por el plasma sanguíneo (fracción acelular).
Representa aproximadamente el 7% del peso de un cuerpo humano
promedio. Así, se considera que un adulto tiene un volumen de sangre de
aproximadamente de cinco litros, de los cuales 2.7 – 3 litros son plasma
sanguíneo. 
 
 
Coagulación
 
 
Otro aspecto importante a tener en cuenta en esta investigación es la
coagulación; es un proceso enzimático, donde la sangre, cuando sale de los
vasos se vuelve viscosa y toma luego una consistencia sólida, esto se debe a
que el fibrinógeno que es una sustancia presente en el plasma, que se
encuentra en solución se transforma en un sólido, llamado fibrina. 
 
Luego de la coagulación se observa la modificación del coágulo, y se
traza entonces un líquido amarillo, el suero sanguíneo. Al microscopio se
observa que el coágulo está formado por una red de finos filamentos de fibrina,
que encierra a los glóbulos rojos y blancos, y por suero sanguíneo; al
constituirse esta red se adhieren también las plaquetas. 
 
El papel de la coagulación es muy importante por ser un mecanismo de
defensa, ya que interviene en la detención de hemorragias, pues obstruye
vasos abiertos y evita así que el organismo se desangre. En condiciones
normales, tiene la misión concreta de limitar, hasta detenerlas, las pérdidas de
sangre debidas a eventuales lesiones de los vasos sanguíneos. 
 
La coagulación total se produce entre 9 y 12 minutos aproximadamente,
y va a depender de cada organismo, del sexo, si la persona está medicada, etc. 
 La Sangre como Indicio.
 
 
 
En un determinado lugar, en el cual se observen manchas sanguíneas,
cabe suponer que ha sido lastimada, herida o muerta una persona o animal
cualquiera. Para todos los casos se deben tomar ciertas precauciones, las
cuales exige rigurosamente la Criminalística. (JUAN, H. 2002).
La búsqueda de estos indicios en el lugar de un crimen, debe
realizarse sobre muebles, ropas de cadáveres, paredes, pisos, techos (salpicas
por proyección), ventanas, puertas u objetos diversos del lugar, ya que todas
estas superficies orientan al perito y sirven para establecer como acontecieron
los hechos. 
 
Los diversos objetos embebidos con tejido hemático, deberán ser
remitidos al laboratorio para su análisis y para determinar si se trata de sangre
humana o de origen animal, o de sustancias colorantes o semejantes a este
líquido.
La morfología, cromaticidad, la dimensión y la distribución de las
manchas sanguíneas encontradas en el escenario de un hecho, permiten tener
un panorama del desarrollo del acto criminal, como así también el modo en que
se produjeron las heridas. 
 
Generalmente las manchas son visibles a simple vista, pero muy a
menudo el rastro es tenue e imperceptible, estos son posiblemente los más
importantes que otros de apariencia llamativa.
En los sitios de suceso abiertos, especialmente caminos polvorientos,
la sangre se busca soplando ligeramente los sitios sospechosos, aparecerá
entonces la mancha de sangre bajo el polvo. Se incluye también el rastreo en
arbustos, pasto, rocas, hojas, etc.  
 
Se debe prestar atención ya que en muchas oportunidades el sitio del
suceso, puede haber sido lavado, pero nadie presta atención a ciertos espacios
donde puede haber este tipo de sustancia y, por lo tanto, no son lavados.
El investigador policial auxiliado del médico criminalista debe
establecer si existe realmente una relación entre la cantidad de sangre que se
encuentra en el sitio de suceso y las lesiones del cadáver.
Las formas de las manchas y su distribución, dan en general una
completa información sobre las circunstancias del hecho.
Para estudiarlas debemos recurrir a la hematología forense.
 
 
Aspecto de las Manchas.
 
 
Este varía con la edad y el soporte sobre el que recaen. En los tejidos
absorbentes y claros las manchas presentan un color rojo oscuro, que con el
paso del tiempo tienden a ennegrecerse más.
En los tejidos oscuros las manchas se visualizan mal, por lo que se debe
utilizar el reactivo de luminol para hacerlas aparentes.
Cuando la mancha asienta sobre un soporte no absorbente, forma
costras con aspectos de escamas brillantes o agujas. Si la sangre es reciente,
las escamas son rojas, aunque el color obedece, con independencia de la
edad, del espesor de la costra; a menor dimensión, el rojo es más acusado.
Con el tiempo las costras se van tornando más oscuras. 
 
LA FÍSICA APLICADA AL ESTUDIO DE MANCHAS DE SANGRE.
 
La física es una ciencia natural que estudia las propiedades del
espacio, el tiempo, la materia y la energía, así como sus interacciones. Es una
ciencia teórica y experimental, busca que sus conclusiones puedan ser
verificables mediante experimentos y que la teoría pueda realizar predicciones
de experimentos futuros.
 
 La física en su búsqueda de describir la verdad última de la naturaleza,
tiene varias bifurcaciones, las cuales podrían agruparse en cinco teorías
principales: 
 
la mecánica clásica, describe el movimiento macroscopio; 
 
• el electromagnetismo, describe los fenómenos electromagnéticos de la
luz; 
 
• la relatividad, describe el espacio-tiempo y la interacción gravitatoria; 
 
• la termodinámica, describe los fenómenos moleculares y el intercambio
de calor, y finalmente; 
 
• la mecánica cuántica, describe el comportamiento del mundo anatómico.
Lo que nos interesa de la física para este trabajo de investigación son
la mecánica clásica y la termodinámica; dentro de la primera se ubica la
mecánica de fluidos la cual es definida y explicada a continuación. La
termodinámica estudia los efectos de los cambios de la temperatura, presión y
volumen de los sistemas a un nivel macroscópico. 
 
 
 La Mecánica de fluidos.
 
Es una rama de la física que estudia el movimiento de fluidos (gases y
líquidos) así como las fuerzas que los provocan. La característica fundamental
que describe a los fluidos es su incapacidad para resistir esfuerzos cortantes,
esto es el porqué de que carezcan de forma definida. También estudia las
interacciones entre fluidos y el contorno que lo limita. (TORQUEMADA, I. 2005)
La mecánica de fluidos se basa principalmente en la hipótesis
fundamental la cual se denomina “hipótesis del medio continuo”, esta considera
que el fluido es continuo a lo largo del espacio que ocupa, ignorando por tanto
su estructura molecular y las discontinuidades asociadas a esta. Con esta
hipótesis se puede considerar que las propiedades del fluido (densidad,
temperatura, etc.) son funciones continuas. 
 
 
 Propiedades de los fluidos
 
Las propiedades de los fluidos son varias, pero las que nos interesan
en el tema de investigación son las que a continuación se definen con relación
a la sangre.
Una vez que el tejido hemático ha dejado el organismo en donde se
comportaba como un líquido, empieza a tomar una consistencia sólida. Es en
éste momento en dónde se aplican las diferentes propiedades de los fluidos.
 
 
 Densidad. 
 
En primera instancia la que más nos interesa es la densidad o bien
llamado peso específico, ésta es una propiedad o atributo para cada sustancia.
 
Entonces la densidad es la masa (elementos formes) de un volumen
determinado y generalmente se expresa en gramos por mililitros. Esta se
encuentra muy relacionada con la coagulación de la sangre, ya que a mayor
densidad más rápida es su coagulación, de lo contrario el proceso de
coagulación sería mucho más lento. 
 
Gravedad:
 
Otra es la fuerza de gravedad, que actúa sobre la sangre (sin la
influencia del cuerpo) tan pronto sale del cuerpo. Esta fuerza es un fenómeno
por el cual todos los objetos con una masa determinada se atraen entre ellos,
esta atracción depende de la cantidad de sangre en cuestión; mientras más
cantidad, mayor será la fuerza de atracción. 
 
La caída libre es otro aspecto a tener en cuenta, ya que es el
movimiento que se debe únicamente a la influencia de la gravedad. Todos los
cuerpos con este tipo de movimiento tienen una aceleración dirigida hacia
abajo cuyo valor depende del lugar en el que se encuentren. En la Tierra este
valor es de aproximadamente 9,8 m/s², es decir que los cuerpos dejados en
caída libre aumentan su velocidad (hacia abajo) en 9,8 m/s cada segundo, en
la caída libre no se tiene en cuenta la resistencia del aire. 
 
 
Viscosidad: 
 
 
 
 
También tenemos la viscosidad, definida como la cantidad de fricción
interna en el fluido. Esta se describe como la resistencia de un líquido a fluir y
se relaciona con las fuerzas intermoleculares de atracción y con el tamaño y
forma de las partículas que lo constituyen. Se dice que a mayor viscosidad,
menor fluidez y viceversa. La viscosidad puede medirse tomando en cuenta el tiempo que transcurre cuando cierta cantidad de un líquido fluye a través de un
delgado tubo, bajo la fuerza de la gravedad. 
Tensión Superficial 
 
 
Y por último tenemos la tensión superficial de un líquido, en donde
cada molécula se desplaza siempre bajo influencias de sus moléculas vecinas.
Una molécula cerca del centro del líquido, experimenta el efecto de que sus
vecinas la atraen casi en la misma magnitud en todas direcciones. Sin
embargo, una molécula en la superficie del líquido no está íntegramente
rodeado por otras y, sólo experimenta la atracción de aquellas moléculas que
están por abajo y a los lados. Por lo tanto la tensión superficial actúa en un
líquido perpendicular a cualquier línea de 1 cm de longitud en la superficie del
mismo. Entonces, la tensión superficial es la fuerza que da la capacidad de la
sangre para mantener su forma.
La tensión superficial se la define como la razón de fuerza superficial a
la longitud, la cual opera perpendicular a la fuerza o a lo largo de la cual actúa.
Cuando una superficie es sometida a tensión se contrae hasta ocupar el área
mínima compatible con los límites de la superficie y con las diferencias de
presiones en las caras opuestas de las mismas, esto es lo que origina la forma
esférica de una gota. (TORQUEMADA. Op.cit.)
La tensión superficial depende de la naturaleza del líquido, del medio
que lo rodea y de la temperatura. En general, la tensión superficial disminuye
con la temperatura, ya que las fuerzas de cohesión disminuyen al aumentar la
agitación térmica. La influencia del medio exterior hace que las moléculas del
de éste, ejerzan acciones atractivas sobre las moléculas situadas en la
superficie del líquido, contrarrestando las acciones de las moléculas del mismo.
Estas propiedades son explicadas para poder comprender cuáles son
los factores más importantes que se originan en la producción de una mancha
de sangre.
 
 
 ANTECEDENTES EN EL CAMPO DE LA MORFOLOGÍA
HEMATOLÓGICA. 
 
En el año 2005, el licenciado Ignacio Agustín Torquemada, presenta su
tesina de grado titulada “Estudio morfológico de manchas de sangre por goteo
estático”.
34
En este trabajo se investigó de qué manera influye la textura superficial
del soporte en donde asienta una gota de sangre y como esta afecta a la
morfología de la misma y afirma que “…normalmente se cree que el grado de
salpicadura es influenciado por la altura sin tener en consideración el soporte
donde ha impactado la gota, lo cual, es de gran utilidad al momento de realizar
una reconstrucción
…” Torquemada propone un método para analizar las manchas el cual
debe ser utilizado en iguales condiciones que las empleadas en su
investigación para estudiar salpicas sanguíneas por goteo estático, donde
realizó ensayos utilizando un mecanismo de fabricación propia con un sistema
idéntico al goteo quirúrgico y el volumen de las gotas “…fueron reguladas a
través de un “clac” que posee una guía de suero, para poder evitar el factor
humano, y que el goteo se produjera de manera automática…” Torquemada sostiene que la morfología de las máculas varían en
función del soporte donde caen y entre la bibliografía consultada cita la obra
“Nociones de Criminalística e investigación criminal”, de Gaspar, diciendo:
“…las características macroscópicas (que se reconocen a simple vista, sin
necesidad de microscopio) de las manchas de sangre varían según el soporte
que las contenga, así como también por el ambiente físico en donde se
hallaren, pudiendo incidir en ello la luz, temperatura, humedad, etc…”  
 
También señala, con relación al aspecto externo y color de las
manchas, que hay que tener en cuenta la observación sobre telas, siendo estas
fácilmente identificables debido a que resaltan y producen una sensación de
rigidez al tacto, cuando la gota golpea géneros de lana quedan manchas con
forma de gotas similares al lacre, en soportes que son fácilmente impregnables
como lo es la seda, poseen una mala conservación y “…cambian de aspecto
con rapidez, este fenómeno se produce también con maderas y papeles,
variando según la porosidad del soporte, finalmente sobre metales y vidrios el
35
autor indica que pueden no tener el color característico de la sangre pero
conservan un brillo especial…”  
 
En esta investigación se empleó un dispositivo similar al utilizado por el
Licenciado Torquemada en sus experiencias, como así también el clac de
suero para que las gotas fueran arrojadas sin la influencia humana, a 90º y
todas ellas equivalentes para su posterior estudio.
Este antecedente resulta importante, por cuanto ya nos adelanta de
estudios realizados donde se evidencia que el soporte tiene influencia en la
morfología de la gota de líquido sanguíneo cuando cae sobre un material
poroso o no, con distintas características de absorción, o de color
característico. En este aspecto coinciden sus afirmaciones y las de Gaspar con
estudios realizados por el Dr. Mc Donell de los Estados Unidos que más
adelante señalaremos. 
 
 
 
Variaciones de las Manchas de Sangre en diversos soportes
 
Gráficos realizados por Juventino Montiel Sosa, Características Morfológicas en huellas de sangre
 
 
 
 Experimentación realizada por el Doctor MacDonell
 
 Las ilustraciones que aparecen a continuación muestran
experimentaciones realizadas por el Doctor MacDonell, en distintas
superficies. 
 
 
 
 
Caída vertical en superficie áspera
 
 
 
Mancha de Sangre en superficies dura, lisa y brillante
 En la fotografía se puede observar un patrón de mancha de sangre
humana, arrojada de una altura de 24.3 metros, luego de golpear en una
superficie dura, lisa y brillante.
 
 
Mancha de sangre en superficie dura y lisa 
La siguiente foto muestra mancha de sangre, golpea una superficie dura
y lisa luego de caer 20.72 metros.  
 
 
url: http://bibliotecadigital.uda.edu.ar/objetos_digitales/279/tesis-4148-analisis.pdf
 
autor: Torres, Eliana Analía.