Saltar al contenido

Queiloscopia

La Queiloscopia es un método de identificación odontológica usada en la Criminalística, basada en el estudio, registro y clasificación de los surcos presentes en la mucosa labial. La validez de la queiloscopia como método de identificación se equipara a la validez de la dactiloscopia por la similitud en las características que presentan tanto las huellas labiales como las dactilares: son únicas, invariables, permanentes y clasificables. Estudios recientes muestran un posible patrón hereditario de los surcos labiales. En el presente trabajo analizamos dichos estudios para determinar la posible aplicación de la queiloscopia a otros ámbitos de la identificación, así como a los estudios poblacionales y familiares.

Resultado de imagen para queiloscopia

Identificación queiloscópica.

Del término griego cheilos (labio) y skopein (observar). Por lo tanto, La queiloscopia es el estudio de los surcos del labio mucoso y de las huellas que deja. (4) Los surcos de los labios son invariables, permanentes y diferentes de unos a otros individuos, con la excepción de los gemelos univitelinos.

la queiloscopia se ocupa del estudio, registro y clasificación de las configuraciones de los labios. Debe valorar : el grosor, la forma de las comisuras y los dibujos o huellas labiales que son las impresiones que dejan los labios en contacto con una superficie y que pueden ser visibles cuando los labios están manchados (generalmente de productos cosméticos) o ser latentes cuando están revestidos de saliva, de gran valor por tener material genético.

La identificación queiloscópica se ha equiparado con la identificación dactiloscópica debido a que sus características como registro identificativo son similares, de ésta manera la queiloscopia se considera válida para la identificación de personas. Las características de las huellas labiales son:

  • Únicas: Bibliográficamente está aceptado que no se encuentran dos huellas queiloscópicas iguales a excepción de los gemelos monocigóticos. Las huellas labiales son únicas y no cambian a lo largo de la vida de la persona, salvo las modificaciones propias de la edad, referidas al tamaño de la huella (amplitud y grosor de los labios).
  • Permanentes: Desde la formación de los labios entre el cuarto y quinto mes de vida intrauterina, los surcos labiales permanecen invariables en forma y localización a lo largo de toda la vida del individuo.
  • Invariables: Se ha comprobado que las características de los labios en su porción mucosa se recuperan íntegramente después de sufrir alteraciones y/o patologías propias de los labios tales como: cicatrices, herpes etc., y que la disposición y forma de los surcos no varían por factores ambientales. Por tal motivo se consideran inmutables. Pero debemos tener en cuenta que la porción cutánea de los labios es susceptible a variaciones después de que estos hayan sido afectados por una cicatriz.
  • Clasificables: Existen diversas clasificaciones de las huellas labiales los que hace difícil una puesta en común.

Consideraciones anatómicas de los labios

La región labial es la superficie revestida de piel y mucosa, que forma el esfínter oral. Lo componen los labios, superior e inferior, separados por la hendidura bucal.

El labio superior se extiende desde la base del tabique nasal hasta la comisura y esta separado de las mejillas por el surco nasolabial. El labio inferior va desde la comisura hasta el pliegue mentolabial, limita con las mejillas en el surco comisural.

Existen en los labios dos clases de revestimientos: uno cutáneo y otro mucoso; formándose entre ambos una línea ondulada blanquecina llamada cordón labial, especialmente marcado en la raza negra.

La parte mucosa de los labios conocida como zona Klein o zona rosada es de gran valor en los estudios de la queiloscopia. Esta zona aparece marcada con una serie de pequeños y variables surcos en sentido vertical, ramificados y que se sitúan en el labio superior a los lados del tubérculo labial. En el labio inferior, estos surcos aparecen en toda su extensión, considerándose fenotipos invariables (excepto en los gemelos homocigóticos) permanentes a lo largo de toda la vida como lo son las huellas dactilares y las arrugas palatinas.

Igualmente debemos considerar

Variaciones según el grosor:

  • Labios delgados, característicos de la raza blanca o caucasoide; en estos casos, el espacio subnasal y el labio cutáneo inferior suelen ser alargados.
  • Labio medio, con zona rosada más redondeada de 8 a 10 milímetros de grosor. Es el tipo más frecuente.
  • Labios gruesos o muy gruesos, abultados o muy voluminosos con el cordón labial muy marcado por la eversión del borde del músculo orbicular. Característica de las razas negras.
  • Labios mixtos que corresponden a las razas orientales o negroides.

Variaciones de la comisura:

Al igual que el resto del organismo los labios pueden sufrir distintas alteraciones, de gran interés en identificación queiloscópica. La existencia de una cicatriz, de un proceso infeccioso, etc., constituye una seña particular y, por tanto, reduce las posibilidades de error en la identificación.

Desde el punto de vista médico, para explorar los labios, deben estar en posición de reposo, es decir, juntos y relajados. De este modo se pueden detectar, anomalías de la forma, tamaño, posición y oclusión. Cuando se estudian las huellas labiales, es posible valorar la forma, el tamaño y la posición de los labios y detectar, a partir de ellas, la existencia de alguna anomalía.

Consideraciones sobre las huellas labiales

La mucosa labial presenta una serie de surcos o pliegues verticales más o menos profundos, cuya morfología y distribución determinan la formación de unos dibujos variables. Estos pliegues ocupan toda la extensión del labio mucoso inferior, mientras que en el superior se disponen a ambos lados del tubérculo labial. Tal es la importancia de estos dibujos que, la mayoría de autores considera que la queiloscopia se centra exclusivamente en el estudio de estos dibujos y no comprende las variaciones individuales de otros elementos labiales.

Las huellas labiales pueden ser visibles o latentes. Se consideran huellas latentes, (del latín latere, estar escondido, que no se manifiesta al exterior) cuando los labios están cubiertos por saliva. Son «rastros invisibles a los ojos sin cristales de aumento», y que lamentablemente pueden pasar desapercibidos en la escena de un crimen. Las huellas visibles son apreciables gracias a que se encuentran coloreadas en la mayoría de casos con barras de labios.

Clasificación de las huellas labiales

Clasificación de Martin Santos: Este autor propuso la clasificación en dos grupos de acuerdo a los elementos que la formaban:

Simples. Solo un elemento en su forma.

  • Línea recta.
  • Línea curva.
  • Línea angular.
  • Línea sinusoidal.

Compuestas. Por dos o más formas distintas.

  • Líneas con dos ramas.
  • Líneas con tres ramas.

Clasificación de Suzuki y Tsuchihashi

Se basan en las diferentes formas y curso que toman las estrías en las huellas labiales.

  • Tipo I: Verticales completas. Cubren la extensión del labio.
  • Tipo I’ : Verticales incompletas.
  • Tipo II: Ramificadas o bifurcadas. Se bifurcan en el trayecto.
  • Tipo III: Entrecruzadas. En forma de aspas.
  • Tipo IV: Reticuladas.
  • Tipo V: Otras formas.

Clasificación de Renaud

Divide el labio superior en dos partes. «D» derecha «I» izquierda. (las iniciales con letras mayúsculas), y Divide el labio inferior en «d» derecha E «i» izquierda (con las iniciales en letra minúscula). Renaud clasifica las marcas de la huellas en diez tipos y les asigna una letra que será minúscula para el labio superior, y mayúsculas en el labio inferior. Al designar una huella, en primer lugar ira la letra que representa el labio, si es mayúscula será superior, y si es minúscula será inferior, inmediatamente se añadirá la marca de la huella que se representara en este caso en minúsculas para el labio superior, y mayúsculas en le labio inferior. A fin de diferenciar el labio y la marca de éste. Este sistema es el más usado.

Clasificación de Afchar Bayat

Esta clasificación se basa en los pliegues y fisuras de los labios y se divide en seis grupos:

  • Tipo A1. Perpendiculares a la boca, rectas y claras, recorren el labio.
  • Tipo A2. Que desaparecen antes de llegar al límite labial.
  • Tipo C. Fisuras convergentes.
  • Tipo D. Fisuras en red.
  • Tipo E. Fisuras que no se pueden caracterizar morfológicamente.

Tipos de impresiones labiales

  • Impresiones visibles: Son las huellas labiales que se producen cuando los labios están cubiertos por barras de labios convencionales, que cuando toman contacto con una superficie, transmiten sus características, observándose los surcos para realizar su estudio de identificación.

 

  • Impresiones plásticas: Son las huellas halladas sobre sustancias blandas tales como queso, mantequilla, etcétera, se debe considerar que la huella encontrada es una impresión negativa de los surcos de la mucosa, por lo que se debe proceder a inversión de colores.

 

  • Impresiones latentes: Son las huellas que las eminencias labiales dejan cuando los labios están cubiertos por saliva o barras balsámicas incoloras y que por su transparencia no son percibidas sin los tratamientos para su revelado.

En cuanto a su revelado, hay autores que recomiendan su tratamiento similar a la de las huellas dactilares, sin embargo hay quienes recomiendan un tratamiento específico para las huellas labiales.

 

Método en la toma de la huella y posterior revelado físico

Para la toma de una huella labial, debemos colocar sobre los labios de la persona a la que se le realice dicha huella, manteca de cacao u otro bálsamo labial, evitando los excesos grasos que posteriormente interfieran con la calidad de la huella obtenida. Posteriormente colocaremos sobre la superficie de los labios una cartulina semisatinada blanca que presionaremos de forma suave y uniforme sobre estos.

Una vez hecha la impresión de los labios, nos ayudaremos con un pincel de pelo de marta para impregnar la huella con polvo revelador mecánico, este puede ser: betún de Judea, negro de marfil, oxido de titanio, carbón activado.

La calidad de la impresión labial depende de la composición química que las haya originado, condiciones ambientales del almacenamiento, tiempo transcurrido.

Utsuno H y col. determinaron que se pueden determinar huellas si se toman 24 horas posmorten aunque son necesarios más estudios en condiciones ambientales. Para tomar una buena huella es importante limpiar la zona de residuos y de sangre, se debe secar y aplicar con una barra de una capa delgada.

 

Reveladores

Los reveladores son todas las sustancias o los métodos que se usan para hacer visibles las huellas ocultas hasta ese momento. El revelado de huellas labiales es el proceso que, al igual que el revelado de huellas dactilares, usa distintos productos para hacer visible una imagen impresa.

Reveladores físicos: La mayoría de los reveladores físicos se encuentran en forma de polvos. El empleo de estas sustancias, es la técnica de revelado más común y sencilla. Sin embargo, hay que tener en cuenta que ningún revelador de acción mecánica sirve para revelar huellas labiales sobre tela.

Estos polvos se aplican con la ayuda de un pincel de pelo de marta sobre una cartulina semisatinada en la que previamente han entrado en contacto los labios impregnados con algún bálsamo labial, de esta manera se revela de forma visible la huella labial.

Reveladores químicos: Este tipo de revelado se basa en reacciones químicas que dan lugar a la manifestación de la huella. De forma general se pueden consideran los reveladores de tipo químico mejores que los físicos, cuando se trata de revelar huellas latentes en superficies porosas o, si son huellas antiguas.

Nuevas técnicas: Se ha encontrado en la literatura el uso de algunos materiales de impresión de uso odontológico con el fin de obtener modelos de estudio, después de haber positivado dicha impresión. Entre los materiales de los que se mencionan están el alginato y la silicona, Este último material pude conservar la calidad de impresión y ser usado para la realización de varios modelos de estudio. Sin embargo el alginato tiene un tiempo de utilidad más limitado ya que presenta un grado de deshidratación que le hace tener cambios volumétricos.

Revelación con láser: cuando es necesaria la revelación de huellas labiales latentes en objetos de gran valor, o que no pueden ser transportados o que no deben ser manipulados, se utilizan equipos de tipo láser. (por ejemplo, Scenoscope), Este equipo, se puede aplicar por ejemplo en la búsqueda de huellas en cuadros u otras obras de arte.

Sistemas biométricos: Recientemente han surgido programas informáticos para el mejor estudio de los surcos del labio mucoso y de sus impresiones. Estos sistemas se basan en aplicar tecnología que utiliza características humanas originales para identificar automáticamente a un individuo. Cuenta con sensores que escogen las características físicas y las convierte en patrones digitales, para efectuar rápidamente una comparación con los patrones almacenados en la computadora y realizar la identificación individual (KIM, 2004). Uno de los sistemas de este tipo y creado específicamente para huellas labiales es el Queilosoft, diseñado en México hace pocos años atrás. Este software permite cargar fotografías digitales en la computadora, dividiendo los labios en octágonos, permitiendo un estudio pormenorizado de la huella labial. El inconveniente de éste sistema es el costo elevado.

 

Autor: MC Téllez Barragán

 

Bibliografía

  1. GRIMALDO-CARVEVSCHI, MOSES «Rugoscopia, Queiloscopia, Oclusografía y Oclusoradiografía como métodos de Identificación en Odontología Forense». Revista Acta Odontológica Venezolana Vol. 48 año 2010.
  2. . MERABISHIVILI GELA. 2Superposición de imágenes, identificación radiobidimensional» Universitat de Barcelona 2006. Tesis de Grado.
  3. NEGRE MUÑOZ, MARÍA DEL CARMEN. «Nuevas aportaciones al procesado de huellas labiales: los lisocromos en queiloscopia». Tesis Doctoral. Presentado en la Universidad de Valencia. Junio 2004.
  4. . BRIEM STAMM, ALAN. «Identificación queiloscópica ¿Nuevas Tecnicas de análisis?» http://www.criminalistica.net/forense/blogs/criminalistica/identificacion-queiloscópicanuevas-tecnicas-de-analisis-796.html. Consultado en Feb 15/2011.
  5. CARVAJAL OVIEDO, HUGO EDUARDO, HERRERA NELSON MOISÉS, VACAFLOR PACHECO GABRIELA LILY, FERNÁNDEZ CHIRINOS XIMENa «La lectura queiloscópica como medio de identificación forense para el siglo XXI». Revista de identificación e información en Salud. 2005. Revista 07.
  6. HIRTH L, GÖTTSCHE H, GOEDDE HW. HIRTH L, «Lip prints–variability and genetics» 1 997. Humangentik. año1975; 30: pags 47-62. doi:10.1016/S0047-2484(77)80098-5 http://dx.doi.org/10.1016/S0047-2484(77)80098-5
  7. PINZÓN,CAMARGO, NEGRETE, VÉLEZ, CHACON, LÁZARO, SARMIENTO «Odontología Forense». Fundación Universitaria San Martín. 2009. http://odforense.blogspot.com/. Consultado Feb 15/2011.
  8. «Pruebas de Paternidad». Laboratorio de análisis, Departamento de Genética Molecular y Patologías Hereditarias. http://www.echevarne.com/echevarne_docs/echevarne_paternidad.pdf. Consultado el 26/04/2011.